• Confianza: nuestros clientes y proveedores creen en nosotros, por nuestra calidad en el servicio y trazabilidad en el proceso.

  • Ética: trabajamos y realizamos las cosas bien, a través de prácticas éticas empresariales.

  • Respeto: nuestras relaciones se centran en respetar las ideas de los demás. Reconociendo, apreciando y valorando a nuestro equipo de trabajo, clientes y proveedores.

  • Integridad: actuamos con honestidad y respeto.

  • Responsabilidad: llevamos a cabo acciones responsables, cumpliendo con las obligaciones legales y desempeñando nuestras funciones de manera adecuada.

  • Transparencia: entendemos y somos claros con nuestros clientes y proveedores.